viernes, 26 de noviembre de 2021

CCOO homenajeará a los doce afiliados del sindicato asesinados por ETA





CCOO homenajeará a los doce afiliados del sindicato asesinados por ETA


El acto de homenaje se realizará en Vitoria el 10 de diciembre, a las 11 h en el Palau Europa 

CCOO realizará el próximo 10 de diciembre en Vitoria un homenaje a los doce afiliados del sindicato que fueron asesinados por ETA a lo largo de su historia. 

El acto, que tendrá lugar en el Palau Europa a las 11 h, contará con la presencia de Beatriz Artolazábal, consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco; Carmen Maeztu, consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra; Florencio Domínguez, director del Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo, y el secretario general de CCOO, Unai Sordo.

 Tal y como ha destacado el sindicato, recordar a estos doce compañeros asesinados por ETA es una obligación moral y sindical, porque la bandera de la memoria y la deslegitimación de la violencia forman parte de CCOO desde los inicios. El sindicato ha subrayado que, desde la clandestinidad en la que se fraguó CCOO hasta las veces que la gente del sindicato tuvo que resistir la presión y los insultos en algunos centros de trabajo, ha caminado siempre con la certeza de que luchar contra la violencia también forma parte de nuestro legado.

 En el homenaje organizado por CCOO, las familias de estas doce personas tendrán un papel destacado, ya que Lourdes Pérez, subdirectora de El Diario Vasco , dinamizará un coloquio con ellas.

 El sindicato ha apuntado después de diez años de la desaparición de ETA es cuando se ha creído importante realizar este homenaje, porque reivindicar la memoria también es mirar un futuro en paz en el que nadie vuelva a justificar un asesinato.

 CCOO ha subrayado que ETA a lo largo de su historia asesinó a doce compañeros del sindicato, sin ningún tipo de justificación y generó un daño inmenso e irreparable a las familias. 
 Es imposible compensar todo aquello en modo alguno, pero con este homenaje se pretende dejar constancia de que la paz tiene muchas familias porque en sus silencios hubo tanto dolor como dignidad.

 Por último, el homenaje previsto también tendrá actuaciones musicales que irán a cargo de Felipe Juaristi, Juanra Unamuno y Marisa Valle Roso. Asimismo, el escultor José Ibarrola explicará el sentido y significado de la lámina que recibirán las familias presentes en el acto de homenaje.





consecuencias del reconocimiento médico: apto, no apto…





La vigilancia de la salud de la persona trabajadora


El artículo 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece la obligación del empresario de vigilar de manera periódica la salud de los trabajadores en función de los riesgos del puesto de trabajo.

¿Cuando es obligatorio el reconocimiento médico?

Esta vigilancia de la salud se realiza, principalmente, mediante reconocimientos médicos, que en principio son voluntarios para el trabajador, salvo en determinados supuestos recogidos por el citado artículo 22:

Cuando sea imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores.

Cuando sea imprescindible para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para otros trabajadores o para cualquier otra persona que pueda tener relación con la empresa. Por ejemplo, tras un proceso largo de incapacidad temporal, pero no debería de ser obligatorio si lo único en juego es la salud del trabajador.

Cuando así establecido en una disposición legal; es decir, una ley o un reglamento.


Si la persona trabajadora no realiza el reconocimiento médico cuando es obligatorio, podrá ser sancionado incluso con el despido disciplinario.


¿Cómo debe de ser el reconocimiento médico?

El reconocimiento médico lo debe realizar el servicio de prevención de riesgos laborales, el cual debe de estar compuesto por, entre otro personal, médicos especialistas en Medicina del Trabajo o diplomados en Medicina de Empresa y enfermeros de Empresa.

No todos los reconocimientos médicos son iguales, puesto que éstos han de adaptarse a los riesgos de cada puesto de trabajo.

No obstante, las pruebas deben de ser lo menos invasivas posibles y proporcionales al riesgo o análisis necesario para el puesto de trabajo.

Siempre deben de ser gratuitos, y realizados en tiempo de trabajo.

 Para el caso de que se realice fuera de éste, se debe compensar, tal y como ha determinado la jurisprudencia.


Por último, aunque la ley de prevención de riesgos laborales no lo recoge expresamente, la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente sí que establece que se debe informar de manera previa sobre que pruebas se van a realizar y con que fin.

En caso contrario, y tal y como ha determinado el Tribunal Constitucional en la sentencia de 21 de diciembre de 2004, se puede considerar como vulnerado el derecho fundamental de la intimidad personal recogido en el artículo 18 de la Constitución Española.

En el caso analizado por el Tribunal Constitucional se determinó nulo el despido de una trabajadora causado por el hallazgo de resto de cánnabis en las pruebas médicas, sin que la trabajadora fuera informada de que se iba a analizar esa cuestión.

Los resultados del reconocimiento médico

El apartado 3 del artículo 22 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que los resultados deben de comunicarse a la persona trabajadora, además éste deberá tener derecho a obtener una copia.

Sin embargo, los resultados no deben de comunicarse a la empresa, ya que los datos relacionados con la salud gozan de una especial protección como dato personal.

Eso sí, el empresario y, cualquier órgano con responsabilidad en materia de prevención de riesgos laborales dentro de la empresa, podrá acceder a las conclusiones del reconocimiento médico que determinará la aptitud de la persona trabajadora para el puesto de trabajo que desempeña en la empresa.


En este sentido, las conclusiones del reconocimiento médico podrá ser alguna de las siguientes:

APTO: La persona trabajadora no tiene ninguna limitación relacionada con la salud para desarrollar las funciones propias de su puesto de trabajo.

APTO CON LIMITACIONES: La persona trabajadora está capacitada para realizar las principales tareas propias de su puesto de trabajo, pero necesita adaptarlo o no realizar determinadas funciones. La persona se considera especialmente sensible para el puesto de trabajo, y por ello, la empresa está obligada a adaptar el puesto de trabajo según lo indicado por el servicio de prevención de riesgos laborales.

NO APTO: La persona trabajadora no puede realizar la mayoría de las funciones de su puesto de trabajo, ni siquiera adaptándolo a la situación médica del trabajador.

PENDIENTE DE CALIFICACIÓN: Situación provisional en la que se encuentra la persona trabajadora mientras finaliza el tratamiento médico o en la que todavía faltan pruebas médicas que determinen su salud.

¿Qué opciones tiene la empresa y el trabajador en función del resultado?

En caso de que el resultado del reconocimiento médico sea un apto con limitaciones, la empresa estará obligada a respetar las conclusiones obtenidas por el servicio de prevención y adaptar el puesto de trabajo.

En caso de que no lo haga, la persona trabajadora podrá, no sólo solicitar la extinción de la relación laboral por incumplimiento grave del empresario en virtud del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, sino también responsabilizar a la empresa de cualquier tipo de consecuencia que tenga sobre su salud solicitando el correspondiente recargo de prestaciones y una indemnización de daños y perjuicios.


Además, la empresa podrá ser sancionada por la inspección de trabajo por incumplir la normativa de prevención de riesgos laborales.

Por otro lado, si las conclusiones del reconocimiento médico es la de no apto, la gran pregunta es si la empresa tiene la obligación de recolocar a la persona trabajadora en otro puesto de trabajo, o puede extinguir la relación laboral en virtud de un despido objetivo por ineptitud sobrevenida con derecho a la prestación por desempleo y a una indemnización de 20 días por año trabajado.

La legislación laboral no establece de manera expresa la obligación de la empresa de recolocar al trabajador en otro puesto de trabajo. En ausencia de esta regulación, sería importante verificar si el convenio colectivo establece algo al respecto, aunque lo normal es que el convenio tampoco diga nada.

Por otro lado, la jurisprudencia tampoco es unánime a la hora de dar una respuesta, aunque de manera más reciente se ha ido posicionando al considerar que no existe esa obligación de recolocación.

Por ejemplo, la sentencia de 18 de abril de 2016 de TSJ de Madrid establece que corresponde al empresa la obligación de “acreditar la imposibilidad de adaptar o adecuar el puesto a las circunstancias concurrentes tras la declaración de no apta”, y en caso contrario, el despido será improcedente (o nulo).

Sin embargo, la sentencia del TSJ de Cataluña de 12 de enero de 2018 establece que “la reubicación que, de no pactarse expresamente de forma colectiva, no constituye obligación para la empleadora,” por lo que “constatada mediante el Servicio de Prevención una ineptitud de la trabajadora (….) la extinción de su contrato acordada por la empresa al amparo del artículo 52.a) del E.T . se acreditó en legal forma y se ajustó a dicho precepto”


Una última cuestión sería determinar si es suficiente la prueba que refuerce lo indicado por el servicio de prevención de riesgos laborales.

Al respecto, la jurisprudencia tampoco es coincidente, aunque parece decantarse por exigir alguna prueba más.

A modo ilustrativo, la Sentencia del TSJ de Asturias de 28 de julio de 2020 consideró el despido improcedente por que “la simple emisión de ese certificado (informe médico del servicio de prevención) no es causa automática de extinción del contrato, sino que la empresa viene obligada a acreditar esa ineptitud”.





lunes, 1 de noviembre de 2021

Alerta y Control se marcha y se niega a pagar las horas extras

                                     


La empresa de seguridad de los juzgados madrileños se marcha sin pagar a sus trabajadores.
Alerta y Control ya ha sido condenada por no abonar las horas extras en ejercicios pasados



La empresa que realizaba el control de accesos a cualquier juzgado madrileño, Alerta y Control, no ha renovado el contrato y por tanto ha abandonado esa funcion.Sin embargo, los vigilantes de seguridad han denunciado a la compañía porque les adeuda unos 600.000 euros en horas extras trabajadas en los últimos meses.

La compañía Alerta y Control no ha acudido al concurso público que ha diseñado la Comunidad de Madrid y por lo tanto ya está fuera de los juzgados regionales. Los trabajadores de la empresa han pasado ya a la nueva contratista, pero sus antiguos patrones les han dejado mucho dinero a pagar.



Se ha ido dejando una deuda con los trabajadores de cientos de miles de euros. Ha vuelto a hacer lo mismo que ha estado haciendo en los últimos años: no pagar esas horas trabajadas, pero si cobrarlas a la Consejería de Justicia.

María José García del Amo, letrada de los afectados, ha señalado a Radio Madrid que una vez más Alerta y Control se niega a pagar las horas extras lo que ya hizo en el pasado y acabó en los tribunales. Una nueva demanda está ya ante la Justicia para que el dinero se entregue a los empleados.








jueves, 28 de octubre de 2021

La plantilla de Prosegur convoca movilizaciones en la Refinería de Cepsa en San Roque




Desde CCOO denuncian la “exasperante lentitud con la que Prosegur ha acometido la búsqueda de soluciones e iniciará las protestas el 12 de noviembre con una concentración ante el trato vejatorio que denuncia




La plantilla de Prosegur en las instalaciones de Cepsa en San Roque ha anunciado una campaña de movilizaciones para denunciar el trato vejatorio que denuncia, según ha explicado en una nota el sindicato CCOO.

“El deterioro de las relaciones laborales en el servicio de seguridad de la Refinería Gibraltar de Cepsa y la falta de conclusión del protocolo de acoso abierto por Prosegur, a instancias del comité de empresa, han provocado la convocatoria de movilizaciones por parte de CCOO en este colectivo”, explica el sindicato.

“Traslados de trabajadores que llevan décadas en el centro de trabajo, incumplimientos de la legislación en materia de salud laboral o el trato vejatorio a la plantilla por parte del responsable del servicio”, han llevado a CCOO y al comité de empresa de Prosegur en la Refinería Gibraltar de Cepsa a iniciar una campaña de movilizaciones que dará comienzo el próximo día 12 de noviembre con una concentración.


La representación sindical ha puesto el acento en el hecho de que la dirección de Prosegur puso en marcha, a instancias de comité de empresa, el ”Protocolo de Acoso”, habida cuenta de la situación laboral denunciada por los trabajadores, pero “el resultado de esta, a pesar de las pruebas aportadas en la instrucción, se prolonga en el tiempo sin una resolución que ampare los derechos de las plantilla”.

“Hemos intentado poner en marcho todos los mecanismos a nuestro alcance para evitar un conflicto laboral, pero la plantilla ya no puede soportar más la situación que se viene padeciendo en este servicio, y es por ello que vamos a poner en marcha una estrategia de acción sindical para demandar soluciones”, sostenía el responsable comarcal de CCOO-Habitad, Miguel Páramo.

Desde CCOO denuncian la “exasperante lentitud con la que Prosegur ha acometido la búsqueda de soluciones a esta situación, a la vez que consideran que la dirección de Cepsa está mirando para otro lado y haciendo dejación de los atropellos que se están cometiendo en sus instalaciones”.

“Trabajadores accidentados por la ausencia de medias su protocolos preventivos, traslados de trabajadores que llevaban buena parte de su carrera profesional en ese centro de trabajo o lo que desde el comité se considera inaceptables desprecios y vejaciones a la plantilla por parte de jefe de servicio”, son algunos de los elementos que para CCOO han provocado “una situación insostenible y para los que la plantilla exige actuaciones”.


jueves, 14 de octubre de 2021

STOP PRECARIEDAD

 


Vigilantes de Seguridad que prestan servicio para establecimientos como Leroy Merlin o Decathlon han de permanecer entre ocho y diez horas en bipedestación prolongada, de pie, sin sillas ni bancos donde poder sentarse para salvaguardar su salud. 

 Se incumple de forma flagrante, según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Semejantes actuaciones por parte de las empresas que obligan a los trabajadores a trabajar en tales condiciones no solo perjudican su salud a corto y largo plazo, sino que también van en contra de numerosos informes de inspección. 

Sorprende que empresas como Leroy Merlin o Decathlon que fundamentan sus principios de marketing en el bienestar, no presten más atención a la salud de los trabajadores que velan por la seguridad de sus instalaciones y sus clientes. 

Resulta irónico que multinacionales de este tamaño no velen de igual manera por controlar las condiciones de quienes se juegan la integridad física por la empresa. No es una buena política de marketing. 

La "Bipedestación prolongada” ocurre cuando el vigilante de seguridad está en posición vertical durante mucho tiempo. Se considera prolongada o mantenida cuando el tiempo que pasa el trabajador de pie y quieto o con desplazamientos cortos es superior 4 horas y bipedestación intermitente si se alternan posturas de pie y sentadas contando con medios de descanso entre 30-60 minutos/horas.  

La bipedestación es una postura humana natural sin embargo el estar de pie muchas horas se relaciona con diferentes problemas de salud como por ejemplo la aparición de varices, hinchazón de las piernas, molestias en los pies, en la espalda, hombros y cuellos, entre otros. 

Además el permanecer de pie de manera excesiva puede provocar problemas en la columna vertebral, caderas, rodillas y pies y se asocia a una mayor prevalencia de padecer enfermedades reumáticas. 

 Para prevenir los daños que ocasiona el mantenimiento de la postura de bipedestación prolongada el primer paso debe ser verificar que el puesto de trabajo está diseñado ergonómicamente y adaptado en la medida de lo posible a cada trabajador,  además de tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

1. Silla o taburete donde poder descansar piernas y lumbares intermitentemente. 

2. Llevar a cabo ejercicios que refuercen la zona abdominal, lumbar y extremidades inferiores así como realizar asiduamente ejercicios de estiramiento y/o de relajación muscular. 

3. Evitar una postura totalmente estática: caminar o moverse y cambiar la posición de los pies y repartir el peso de las cargas. 

4. Utilizar calzado ligero, flexible y poroso (para facilitar la transpiración). Elegir calzado intermedio (ni tacones ni plano), con tacón de entre 2-5cm. 

5. Elevar el pie sobre una banqueta o reposapiés a lo largo de la jornada para mantener un pie apoyado a intervalos regulares 

6. Programar el trabajo y las tareas a realizar permitiendo así la variación, y las pausas y descansos durante el trabajo.   

7. Utilizar ayudas externas como por ejemplo utilizar medias de comprensión. 

8. Tener unos hábitos de vida saludables como la práctica de ejercicio físico, hábitos alimenticios saludables, evitar el sobrepeso o dejar de fumar incide positivamente de forma global por lo que debería considerarse una medida más de prevención de riesgos por bipedestación prolongada. 

9. En el caso de mujeres embarazadas además de estas medidas deben adoptarse más precauciones en cuanta a la bipedestación prolongada. De este modo durante los dos primeros trimestres de embarazo deben establecerse pausas de 15 minutos como mínimo cada cuatro horas. En el último trimestre el tiempo durante el cual la empleada permanece de pie no debe ser superior a 30 minutos. 

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es muy clara en lo que a seguridad dentro de las empresas se refiere. Las empresas son las primeras responsables de conseguir un entorno seguro de trabajo, y también sobre ellas recaerán las sanciones en caso de no cumplir las medidas de seguridad adecuadas.  

Esta ley pretende garantizar la seguridad y la salud en el entorno laboral a través de ciertas obligaciones que tendrá que cumplir la propia empresa y también los trabajadores  


miércoles, 6 de octubre de 2021

Marta Domínguez: de tenerlo todo a vigilante de seguridad en Palencia

 





Marta Domínguez: de tenerlo todo a vigilante de seguridad en Palencia


Marta trabaja ahora la vida de vigilante en la estación de RENFE de Palencia. Una atleta que lo tuvo todo y a la que el dopaje le ha salido muy caro. Quizás sea la principal enseñanza que nos deja su nombre

El 3 de noviembre Marta cumplirá 46 años y ya nada es como fue ni cómo pudo haber sido.

Marta trabaja en la pequeña estación de tren de Palencia de vigilante de seguridad. Se la reconoce perfectamente.

Todos los trabajos son igual de dignos, pero (qué quieren que les diga) hoy uno escribe desde la pena.

El tiempo ha pasado y Marta sigue estando muy delgada como cuando se cayó en el último obstáculo en los JJOO de Pekín a los 32 años y veíamos que la medalla olímpica se iba para no volver (qué lastima) y nos desahogamos presumiendo de sus manos manchadas de sangre o del orgullo de los vencedores morales.

Marta ahora lleva el pelo más corto que cuando competía con aquella cinta rosa y entre todos la convertimos en la princesa de España y la queríamos tanto que no nos importaba llorar por ella, blindar su fotografía en la calle 1 y escribir de los héroes humildes porque Marta parecía el reflejo de todos ellos.

Marta, en realidad, fue Dios: una atleta capaz de terminar a 2’55” el último mil en los 3.000 obstáculos lo que la preparaba para todo.

Y entonces volveríamos a Edmonton, a París, a Múnich, a Berlín…, sin miedo a recordar emociones que parecían tan sinceras.

Y volveríamos a esa mujer que era una parte tan valiosa de nuestra pasión por el atletismo hasta que su cinta rosa se nos cayó de las manos: la policía, los juzgados, descubrir que vivíamos engañados, cómo dolió eso.

Los años por suerte nos permitieron olvidar.

Hoy, Marta es un personaje del pasado alejado de nosotros como se alejan las vocaciones suicidas a medida que cumplimos años.

Hoy es uno más del día después que nunca hubiésemos imaginado para Marta Domínguez, habitante en el exilio, divorciada de su marido y de la gloria, madre de un niño de 10 años porque el tiempo pasa (y pasa muy rápido).

Marta hoy ya no tiene nada que ver con la mujer que parecía tenerlo todo en el deporte y hasta en la política y que hoy debería vivir de su nombre: todo iba encaminado a eso.

– No me extraña porque del aire no se vive – me han contestado ex compañeros suyos del atletismo al preguntarles si sabían de la nueva profesión de Marta Domínguez.

– De algo hay que vivir – coincidieron.

Y, para mí, ese es el mérito de Marta que opositó a la policía local y nacional y que no lo sacó y que hoy está ahí metida, dentro de ese uniforme de vigilante, porque posiblemente no queda otra: ella, que lo fue todo y que lo ha pagado, vaya si lo ha pagado.

Por suerte martes y jueves va a Venta de Baños a enseñar atletismo a lo chavales y quién sabe si todo lo que les enseña es producto del arrepentimiento.

Yo preferiría volver a aquella vez en la que ella misma me dijo que “preparar el cuerpo es como hacer una casa” y me contó que el día en el que vio a Fermín Cacho proclamarse campeón olímpico entonces pensó que ella, Marta Domínguez, también podría serlo. Tenía 17 años entonces.

Sinceramente, recordarla hoy es como volverse loco, marcharse al exilio, sacrificar lo que parecía perfecto, volver a preguntarse por qué, exponerse a que a uno le llamen y le digan con el máximo respeto a sus compañeros y compañeras de profesión:

– ¿Sabes que Marta está de vigilante de seguridad en la estación de tren de Palencia?

– Es un trabajo.

Pero al momento recuerdas que Marta lo tuvo todo, que fue un personaje en Palencia y en el resto de España, que todos sabíamos quién era Marta Domínguez.

Recuerdo aquella entrevista que le hizo Pedro J. Ramírez y que aquella noche se convirtió en ‘prime time’.

Y la calle que le hicieron en Palencia. Y el pabellón a su nombre. Y la estatua: la misma estatua que hoy está apartada a un lado en el campo de La Juventud.

Hoy, Marta ya no quiere hablar, pero uno se siente en el deber de contárselo a ustedes.

Contarlo hoy quizás sólo sea explicar que las trampas son muy peligrosas. A veces no pasa nada y nadie descubre nada pero otras pueden romper vidas como se la rompió a Marta Domínguez.

– No quiero que nadie sepa nada de mí – rebatía hoy.

Nada que ver con aquella mujer que Pepillo Alonso, su representante, siempre te la ponía al teléfono.

Y ella te recibía con una sonrisa gigantesca que hoy está metida en ese amargo álbum de los recuerdos.